IMPRESIONES DE UNA TORTOGA

TODOS VIVIMOS BAJO EL MISMO CIELO, PERO NO TODOS , TENEMOS EL MISMO HORIZONTE

domingo, 31 de julio de 2011

¡YO SOY DE AQUÍ!




27 DE JULIO DE 2011






1º Día de playa (2º en dos años).






Me siento libre, segura, tranquila. Sabiendo que, después de mucho esfuerzo, de mucho sacrificio y de mucho cansancio físico, psíquico y mental acumulado ¡me lo merezco!.



No sé cómo expresar lo que siento en estos momentos, rodeada de gente que no conozco, escuchando conversaciones que no me interesan, anodinas, insulsas, de playa. Conversaciones normales de gentes normales, transparentes y nobles.



Estoy sola, pero no me siento sola. Soy feliz. Estoy disfrutando el momento, el instante, el flas de vida en cada segundo. No puedo evitar pensar en el pasado cuando, en este mismo sitio, jugué con mis hermanos y disfruté con mis amigos. No puedo evitar sentir nostalgia de aquél tiempo pasado en el que este lugar nos pertenecía sólo a nosotros, los de aquí, los del lugar.



¿Soy tan mayor o el mundo se puebla tan deprisa?. Cuestiones que me abruman, que me cuesta entender, a veces, pero que acepto, porque así son las cosas.



Me invadieron el lugar y me cuesta reconocerlo. Ya nada es igual. Todo cambió. Todo es distinto. Pero aunque pasen siglos, las personas siguen siendo las mismas. Con los mismos problemas y las mismas preocupaciones, con los mismos deseos y las mismas ilusiones, los mismos sentimientos y las mismas intenciones.



Sólo cambian los sitios. Y nosotros, los que siendo del lugar nos sentimos extraños, forasteros, extranjeros.



¡Que horror! ¿o no?. Puede que no. Todos tienen el mismo derecho. Pero yo nací aquí ¡joder!, este es mi sitio. El extraño eres tú. No yo. ¿Porqué me miras como a una extraña?. El extraño eres tú.



Lo siento por tí, pero mañana pienso volver. ¡Que lo sepas!, porque me he sacado el carnét del autobús por 15 Euros, que me sirve para todo el año. No, no tengo aquí ni chalet, ni apartameto, ni me puedo permitir alquilar nada, pero podré venir todos los días del año por 15 Euros, porque yo ¡soy de aquí!, porque cuando tú no existías aún, yo, ¡ya venía aquí!, porque cuando no existian casas, ni edificios yo, ¡ya venía aquí!, porque este sitio es mi sitio, mi lugar junto a la Peña.



No olvides que, aunque estés en tu derecho: ¡¡YO SOY DE AQUÍ!!.













13 comentarios:

  1. En verdad Tortuguita hay veces que los foráneos nos hacen sentir más extranjero que ellos mismos osea que te entiendo. Me parece bien que reclames tu derecho de lugar...claro que sí.
    Me encanta esa Peña...qué impresión!!!!
    Besotes.

    ResponderEliminar
  2. Paso a saludarte, y a tratar de comprender el exhabrupto, la nostalgia, la invasión y tus decires. Me quedaré largo rato -si no inoportuno-. Un hermanado abrazo (aunque no sea de allí).

    ResponderEliminar
  3. No se debe de sentir nadie incomodo en su casa.
    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Que sua semana seja de muita paz,
    que você seja abençoada (o)a cada minuto.
    nunca esqueça que você mora no meu coração.
    Que nossa amizade seja para sempre.
    Bjs no seu coração,Evanir.

    ResponderEliminar
  5. Querida Tortuguita.Es hermoso, muy hermoso sentirse parte de la tierra, parte del aire, parte del mar, sentir que uno pertenece a un sitio desde siempre, pero míralo desde otro prisma, bellisima amiga, también es igual de extraordinario comprobar orgullosa como otros quieren formar parte de ese paisaje, de esa esencia, de ese lugar.Sin duda, es un sentimiento contradictorio, saber que perdemos algo de lo que sentimos como nuestro desde que nacemos, para comprobar lo valioso que en nuestras vidas puede llegar a ser.Piensa en ello querida amiga, un besazo y un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  7. Disfrútala; y sé que serás capaz de compartir con todos los que te rodean esa playa tan preciosa que tenéis los Almonteños.
    Un beso

    ResponderEliminar
  8. belo blog, amei muito..

    Shalom

    http://nairmorbeck.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  9. ¡Hola, mistrati! (lo ponga como lo ponga sigue siendo cursi, "prenda",te echaba de menos, porque me diverte la envidia que rezuman tus palabras, me joden, también, por supuesto, pero en el fondo me dás cancha.
    Mira si soy racista que me casé con un africano (sería por joderme a mí misma ¿lo pillas?).
    Juegas con dos ventajas: una que te dejo entrar para que desahogues conmigo tu enfado con el mundo y otra (ésta la supongo) que creo que me conoces personalmente, pero eres tan cobarde que tienes que refugiarte detrás del seudónimo tan cursi que te has buscado.
    La Peña, por desgracia la tengo que compartir con miserables e imbéciles como tú, que por suerte sois poquitos aunque desprestigias bastante.
    A LOS QUE ME SIGUEN, ¡¡LOS REPETAS!!, PORQUE NO LE LLEGAS NI A LA SUELA DEL ZAPATO, O DE LA CHANCLA QUE ALGUNO HABRÁ QUE VISITE LA PEÑA ESTOS DÍAS.
    Aparte de mal hablada, eres mal educada y envidiosa, pero no te cerraré el paso (de momento)para que todos puedan ver lo borde y lo estúpida que eres. Un saludo.

    ResponderEliminar
  10. Ahora entiendo más tu exhabrupto, esta furia que a veces nos acontece cuando nos sale al paso gente intolerante y con poco seso. En fin, amiga mía, ¡para adelante! Ignora, y sé muy, pero muy feliz.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. GRACIAS, Julio, menos mal que ésta gente son minoría, que inoportunan, pero como dijo un antiguo torero andaluz (lo siento, no recuerdo el nombre):"Hay gente para todo".
    GRACIAS de nuevo.
    Un abrazo y feliz día.

    ResponderEliminar
  12. GRACIAS a todos por vuestros comentarios, mis seguido@s fieles, correctos, educados y en su sano juicio.
    GRACIAS.

    ResponderEliminar
  13. ¡Qué buenos recuerdos, esa torre de la Higuera!. Yo también estuve allí hace algunos años, y aunque forastera y consciente de serlo, me sentí como en mi casa, especialmente en Doñana de donde tengo un recuerdo imborrable, recorriendo una buena parte en los landrover que parten del centro de visitantes. Por cierto, eres una privilegiada siendo de ahí cerquita.

    Este año no he llegado hasta ahí, pero casi, en Ayamonte.

    Un besazo y que sigas disfrutando, eso sí, ¡cuidadin con las olas!

    ResponderEliminar