IMPRESIONES DE UNA TORTOGA

TODOS VIVIMOS BAJO EL MISMO CIELO, PERO NO TODOS , TENEMOS EL MISMO HORIZONTE

jueves, 13 de septiembre de 2012

NO FUÉ POR VENGANZA, FUÉ POR NECESIDAD

AQUELLA NOCHE, SONÓ UN DISPARO SORDO QUE CASI NADIE ESCUCHÓ, SÓLO GERMÁN LO OYÓ. ÉL ESTABA EN EL ALFEIZAR DE LA VENTANA DEL ÁTICO DONDE SOLÍA IRSE SI EL SUEÑO NO LE LLEGABA ALLÍ, CON LAS ESTRELLAS SOBRE SU CABEZA SE SENTÍA MÁS SEGURO QUE EN SU HABITACIÓN CUANDO SU PADRE , BORRACHO POR ADICCIÓN Y MALTRATADOR POR AFICIÓN LLEGABA A CASA DANDO PORRAZOS Y GOLPES.
ÉL, SE REFUGIABA ENTRE LAS MANTAS, PERO SU PADRE LO ENCONTRABA ENSEGUIDA, IGUAL QUE A SU MADRE Y A SUS HERMANOS.
LO QUE SUFRÍA POR ÉL MISMO NO LE IMPORTABA, PERO SUS HERMANOS LE DOLÍAN, LE CONTAGIABAN EL MIEDO.      SOBRE TODO, LA PEQUEÑA EVA, QUE NO SE PODÍA DEFENDER.   ESCUCHARLA LLORAR ERA UN SUPLICIO Y A GATAS, ESCONDIDO, REPTANDO LA COGÍA Y LA ARRASTRABA, CONSIGUIENDO QUE SE CALLARA PARA QUE LA FIERA EN LA QUE SE CONVERTÍA, SU PADRE, NO LA ESCUCHARA LLORAR
SI NO ENCONTRABA EL CHUPETE LE METÍA EL MEÑIQUE Y LA ACUNABA HASTA QUE EL SILENCIOSO RONRONEO DE SU CUERPO NERVIOSO, PARADÓGICAMENTE, LOS RELAJABA A LOS DOS.
ESCONDIDOS VEÍAN COMO LA FIERA SE ÍVA DESPUÉS DE DESCARGAR SU IRA CONTRA SU MADRE, QUE CASUALMENTE, SIEMPRE SE ENCONTRABA DELANTE DE LOS DEMÁS PEQUEÑOS.
ESOS EPISODIOS ERAN FRECUENTES, PERO AQUELLA NOCHE SE SUBIÓ A SOÑAR CON LAS ESTRELLAS  Y CUANDO ESCUCHÓ LA PRIMERA DETONACIÓN, YA NO LE ´DIÓ TIEMPO A NADA.
 

BAJÓ CORRIENDO COMO UN POSESO SIN ESTAR SEGURO DE LO QUE SE ENCONTRARÍA Y LO QUE VIÓ...¡ LO DEJÓ ALELADO PARA SIEMPRE!.
HABÍA SANGRE Y CUERPOS ROTOS POR TODA LA CASA, DESPARRAMADOS COMO MUÑECOS DE TRAPO, UNOS EN EL PASILLO, OTROS EN SUS CAMAS, SU MADRE EN LA COCINA Y LA PEQUEÑA EVA CON SU CHUPETE PUESTO LE ECHÓ LOS BRAZOS LLORANDO.
NINGUNO DE LOS DOS COMPRENDÍA AQUELLO, PERO ÉL SABÍA QUÉ HABÍA PASADO.
TUVIERON SUERTE.

COGIÓ LA ESCOPETA Y LA ENCAÑONÓ HACIA LA CABEZA DE SU PADRE, QUE BORRACHO Y DERROTADO POR EL ESFUERZO, YACÍA, YA CASI MUERTO EN EL SOFÁ, NO NECESITÓ MUCHO, AL PRIMER DISPARO LE SACÓ LA MASA ENCEFÁLICA QUE NUNCA LE SIRVIÓ PARA NADA Y LO REMATÓ CON UN SEGUNDO DISPARO EN EL CORAZÓN, AL QUE TAMPOCO LE HABÍA DADO MUCHO USO.

COGIÓ A EVA DE LA MANO Y SALIERON LOS DOS AL FRÍO DE LA NOCHE CAMINANDO SIN RUMBO HASTA QUE EL CANSANCIO LOS RINDIERA.



SEGURAMENTE TENDRÁN UN FINAL FELIZ, SIEMPRE A MEDIAS Y SI DE MAYORES LE QUEDA ALGUNA TARA,QUE LE PREGUNTEN ¿CÓMO FUÉ  SU INFANCIA?

14 comentarios:

  1. Tortuguita:
    ¡Qué triste que todavía pasen estas cosas!
    Salu2.

    ResponderEliminar
  2. Así es Dyhego. está basado en un echo real, de no a mucho tiempo.
    Saludos, amigo.

    ResponderEliminar
  3. Es terrible como siguen la violencia familiar...
    Relato muy bien logrado
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ciertamente, terrible, pero pasa.
      Gracias Lapis, un abrazo.

      Eliminar
  4. No me tienes acostumbrado a este tipo de relatos que te encogen el corazón.
    Tortuga, has escogido un tema duro, difícil y trágico que sigue pasando y que en este país es tan común. Sigue habiendo muchas mujeres maltratadas y familias destrozadas por culpa de la violencia machista muchas veces provocada por el alcohol.
    Parece mentira que siga pasndo pero es así.

    Ojalá que el Germán que nombras no esté acusado de nada porque, como tú bien dices, fue por necesidad.
    Te felicito por el tema que has escogido y lo bien expuesto que está.

    Un abrazo de Mos desde la orilla de las palabras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Mos, por tu felicitación y, sí, es realmente duro, pero de una forma o de otra, por desgracia sigue pasando.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Por desgracia querida amiga similares hechos siguen ocurriendo sin que la justicia tome medidas para erradicarlos de una vez por todas.Muchos besinos y feliz fin de semana te desea esta amiga con inmenso cariño.

    ResponderEliminar
  6. Tortuguilla, te has superado. Este relato es para enmarcar, no por lo que describes, sino por como lo haces.
    Felicitaciones y enhorabuena por como plasmas la puñetera realidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me halagas con tus palabras, amigo.
      Gracias, un abrazo, Carlos.

      Eliminar
  7. A veces, no siempre, estas personas tienen serios problemas afectivos en su vida de adultos. Muchos delincuentes de hoy día han tenido una infancia parecida. Por suerte, mucha otra gente se sobrepone a esto y entrega lo opuesto a lo que recibió.

    Kisses

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Afortunadamente, Mercedes, mucha gente lo supera y otros muchos, sin llegar a ser delincuentes y drogadictos, necesariamente, si que tienen taras y deficiencias de por vida.
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Hola Tortugita , un relato que te pone los pelos de punta esa es la verdad , pero yo creo que no tenia elección , y me parece muy justo ya que el no tuvo miramientos por la familia que maltrataba , besos de Lm.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Relmente, no tenía otra opción querida Isa.
      Un beso, princesa.

      Eliminar