IMPRESIONES DE UNA TORTOGA

TODOS VIVIMOS BAJO EL MISMO CIELO, PERO NO TODOS , TENEMOS EL MISMO HORIZONTE

jueves, 22 de noviembre de 2012

LA VIDA LIMITADA POR UNA CIRCUNSTANCIA

TENGO UNA VIDA LIMITADA EN MUCHOS SENTIDOS.
ESTOY ATADA A UNAS CIRCUNSTANCIAS QUE EL DESTINO ME TENÍA RESERVADA DE UNA FORMA SOCARRONA.
TODA LA VIDA, ME LLEVÉ HUYENDO HACIA ADELANTE PARA QUE MIS PADRES NO ME ALCANZARAN, PARA QUE MI MADRE (A LA QUE LLEGUÉ A ODIAR EN ALGÚN MOMENTO) NO PUDIERA DOMINAR MI MENTE DEBIL.
HICE CREER QUE ERA REBELDE Y QUIZÁS LO FUÍ.
APROVECHÉ EL MOMENTO HISTÓRICO QUE ME TOCÓ VIVIR Y ASÍ PUDE DAR RIENDA SUELTA A MIS SENTIMIENTOS, INQUIETUDES, A MI SED DE AVENTURA.
QUISE PROBAR MUCHAS COSAS Y ME QUEDÉ A LAS PUERTAS DE OTRAS MUCHAS.
EN EL FONDO, PENSAR EN MIS PADRES, ME DETUVO ANTE MUCHAS PROVOCACIONES Y NO FUÍ CAPAZ DE TRASPASAR EL UMBRAL DE UN DESTINO QUE NO ME HUBIERA LLEVADO A NINGÚN SITIO.
ME LLAMABAN COBARDE, PERO YA, POR AQUEL ENTONCES HABÍA COMPRENDIDO EL SIGNIFICADO DE ESTA PALABRA Y COBARDE NO ERA, PRECISAMENTE MI ACTITUD.
MI HUYDA ERA SIEMPRE POR EL CARACTER DOMINANTE Y NEURÓTICO DE MI MADRE Y LA ACTITUD DE MI PADRE POR PARECERSE A UN GENERAL QUE DOMINABA LA VIDA DE TODOS NOSOTROS EN AQUELLOS AÑOS.
YO, ERA IGNORANTE, PERO NO INCOSCIENTE Y AQUELLO EJERCÍA UNA INFLUENCIA NEFASTA EN MI CARACTER, QUE SE FUÉ FORMANDO EN EL MIEDO Y EN LA INSEGURIDAD.
POR SI ERA POCO CASTIGO EL TENER QUE VIVIR EN ESTE LIMBO, SE REPARTIERON MI EDUCACIÓN CON UNAS MONJAS DESHUMANIZADAS QUE DOMINABAN EL TERRENO QUE PISABAN EN EL NOMBRE DIOS.
TODO AQUELLO FUÉ DOGMA DE FÉ PARA MÍ Y ME IMPRIMIERON UN CARACTER CONTRADICTORIO Y ENFERMIZO QUE, A OJOS DE TODOS, ME FUERON CONVIRTIENDO EN LA PERSONA "RARA" QUE LUEGO LLEGUÉ A SER.
HE LUCHADO MUCHO CONTRA TODOS Y CONTRA MÍ.
HE SUFRIDO MUCHO POR SENTIRME TAN SOLA Y TAN HUÉRFANA A VECES, DEBIDO A LA INCOMPRENSIÓN QUE ME DEMOSTRABAN MIS PADRES.
HA HABIDO ÉPOCAS EN LAS QUE NO HE QUERIDO SABER NADA DE ÉLLOS, MENDIGUÉ UN AMOR QUE NO SUPIERON DEMOSTRARME.
NUNCA DUDÉ DE QUE ME QUERIAN, PERO LO HACIAN A SU MANERA, QUE NO SE CORRESPONDÍA CON LA MÍA.
LUCHÉ CONTRA LA SOLEDAD Y CONTRA EL MIEDO Y EN CIERTA FORMA LOS VENCÍ, PERO EL DESTINO ME TENÍA RESERVADA LA TRACA FINAL Y ME HA ATADO A ÉLLOS HASTA QUE DIOS LO QUIERA.
SON MUY MAYORES, DEPENDIENTES.
SE HAN CONVERTIDO CASI EN BEBÉS, CON SUS CARRITOS, SUS PAÑALES, SUS PAPILLAS Y SUS BABAS.
DEPENDEN PARA TODO DE NOSOTROS ¡NUNCA LOS DEJAMOS SOLOS!
CUANDO MI MADRE ME LLAMA TAN INSISTENTEMENTE, ME VIENEN TANTAS COSAS A LA CABEZA, A VECES, LO DEJARÍA TODO Y SALDRÍA CORRIENDO SIN MIRAR ATRÁS ¡QUE SÉA LO QUE DIOS QUIERA!, PERO EL DEBER Y EL SENTIMIENTO ME PUEDEN.
YA NO PUEDO HUIR DE ÉLLOS, YA NO TENGO ALAS, NI FUERZAS, NI GANAS.
YA SÓLO TENGO UN DEBER DESDE AQUÉL DÍA QUE UN ICTUS NOS PARÓ EN SECO A TODOS Y PERDIMOS LA MARATÓN DE NUESTRAS VIDAS.

16 comentarios:

  1. Ay, querida Tortuga, esto que nos cuentas es la vida misma. Aunque para algunos no sea así, sea chachi piruli y no tengan estos problemas añadidos.
    Te escribo y leo a la derecha debajo de una foto de playa y rosa blanca que "La manera positiva de conformarse, se llama aceptación". Y eso es lo que yo creo que hay que hacer; aceptar las situaciones y tirar palante porque no está, muchas veces, en nuestras manos poder cambiar el destino ni la vida que nos toca vivir.
    Detrás de cada uno de nosotros hay una historia de vida. Si yo te contase la mía también alucinarías pero ahora no es el momento, Tortuga.
    Intento ser positivo y rodearme de gente que lo es. Por tanto, Tortuga, quiero que te animes y des en la medida de lo posible ese amor que das atendiendo a los abuelos. Sí que es una pena que se hayan perdido tantos años en discrepancias y desacuerdos. Lo digo también por mí porque esa educación autoritaria y esos desencuentros me son familiares.
    Me dan mucha pena los viejos, Tortuga. Creo que se vuelven como niños y cuentan muy poco para los demás. Hablo en general, por supuesto.
    Sonríe, Tortuga, porque sé que tú vales mucho y seguirás dando la humanidad que tienes. Lo demás no creas que cuenta tanto.
    Ah, se me olvidaba, queda pendiente una foto donde te muestres porque ya pasó el verano y nada de ná, Es que soy muy intuitivo pero adivino, adivino, pues no:):):):):):)
    Te mando un abrazo muy grande desde mi orilla.
    Mos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi querido Mos, eres siempre el primero y el que mejor me conoce sin conocerme, te agradezco tus palabras, porque una vez publicado casi me arrepiento, me parecía duro, por eso al leer tu comentario me quedo más tranquila, pués mal de muchos es consuelo de tontos, pero me reconforta no ser la única que ha tenido que sobrevivir a mis propias vicisitudes vitales.
      Está claro que cada uno llevamos nuestra cruz.
      Gracias Mos, un abrazo tan grande como tú mismo.

      P.D: Prometo hacer una entrada de mí misma si camuflar, pero escogeré una foto medio en condiciones, no quiero desfraudar demasiado.

      Eliminar
  2. Que historia tan dura, mi padres también son ya muy mayores 76 y 85, mi madre hace de enfermera 25 hora al día de mi padre, al menos siempre tuve buena relación con ellos...

    Un saludo y solo darle mucho ánimo a todo aquellos que se sientan reflejados en esta entrada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No descuides a tu madre, Mamé, la cuidadora tiene un límite, élla también necesita que la cuiden.
      Un saludo.

      Eliminar
  3. Tortuga:
    Es un relato-confesión de una fuerza tremenda.
    Por lo menos veo que siempre tienes ánimos.
    ¡Que no te falten!
    Salu2.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Dyhego, procuro no decaer, a estas alturas y teniendo hijas, se llegan a comprender muchas cosas, pero otras... son efecto de una época y de una forma de ver la vida desde otro prisma.
      Un saludo, amigo.

      Eliminar
  4. Hola, tortuga. Vengo a conocerte y a devolverte la visita l mi blog y vuelvo a agradecerte que me dejaras allí tu visión de la vida de esa niña.
    Agradable sorpresa ha sido leerte. Comparto muchos de esos sentimientos que tiene tu personaje: juventud rebelde, padres fríos, lejanos. Una vida en la que ellos nunca participaron. Pero cuando los ve viejos e incapacitados es incapaz de abandonarlos. Los padres, por mucho que nos hayan hecho sufrir, a su manera nos han querido, como hace tu personaje, no se les puede abandonar. Eso sí sería un crimen. Un relato emotivo y bien escrito. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las gracias a tí, Marta por tu comentario, el placer fué mío al participar en tu blog.
      Es cierto, lo que dices de no abandonarlos, ¡éso nunca! y sobre todo, teniendo en cuenta que pasamos a ser madres en poco tiempo y antes de darnos cuenta dependemos nosotras mismas de nuestros hijos y no sabemos lo que se estará fraguando en sus cabezas, los traumas que arrastrarán, etc.
      El amor, la caridad o el buén ejemplo ante todo.
      Un saludo.

      Eliminar
  5. querida amiga,todo lo que nos cuentas no muestran otra cosa que lo hermosa que eres como ser humano.
    nuestros padres nos han educado como pudieron, con sus propias frustraciones a cuestas, quizá porque ellos mismos han sufrido de niños o adolescentes. pero todos los momentos malos pasan, que nos quede al menos la sensación de haber hecho lo correcto, nada de lo cual debamos arrepentirnos.
    un fuerte abrazo, tortuguita linda!








    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Patricia, un placer que pases por aquí, tus palabras son bálsamo para mi espíritu.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Tremenda confesión, en algunas cosas me siento reflejada. Es lo que nos ha tocado
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, querida Lapis, es lo que nos ha tocado, después tocará a otr@s.
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. En verdad querida niña nos das una gran lección a tod@s y nos haces replantearnos muchos aspectos de nuestra vida. Muchos besinos de esta amiga que te desea con inmenso cariño feliz fin de semana mi tesoro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Julia, es muy agradable saber que soy comprendida.
      Un abrazo y feliz semana.

      Eliminar
  8. mi querida madrina, se que tu infancia fue mucho más dura de lo que cuentas aki, tuvistes demasiadas carencias, pero gracias a vivir lo que tu vivistes tienes ese don que te hace tan especial, tu caracter siempre octimista y positivo, siempre tienes palabras de aliento para akel que las necesitas aunque a veces seas tu la
    que necesite ke te den ese aliento.
    Se que ahora estas pasando unos momentos dificil, pero todo tiene solución y recuerda, que por muy porculeros que sean nuestros mayores y se vuelvan exijentes y todo lo que ello conlleva tu tienes la suerte de tenerlos a tu lado, yo la perdi, ya no tengo a nadie que me exija que arregle la manilla de la puerta, que el aldabón de la calle esta oxidado, que ponga la lampara del cuarto de baño que todabia esta con una bombilla etc etc y no sabes como la echo de menos
    TE QUIERO.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me siento feliz en el sentido de que puedo demostrar que no era como éllos pensaban y en la medida de lo posible disfrutamos de éllos, hasta donde podemos.
      Siempre quedan recuerdos en los que nos apoyamos cuando no están, eso es evidente e inevitable.
      De todas formas esto es la punta de un iceberg que lleva muchos años a la deriba. Tampoco hay que darle muchas vueltas a un asunto que está pasado y manido.
      La entrada ha sido sólo fruto de una reflexión puntual desde lo más profundo de mi soledad en un instante de esos que todos tenemos en un momento dado, pero ahora lo importante es cada minuto, cada segundo de vida que nos quede juntos.
      Gracias por tu comentario, sé que siempre estás ahí y te digo que aquélla que tu perdiste es la que perdimos muchos, para mí era más de lo que ninguno de vosotros podreis nunca imaginar, la que me duele cuando la recuerdo y la que, por otro lado soy feliz al recordarla, porque sé con quién está en un campo infinito de amapolas.
      No sé si en estos monetos sería mejor o peor que estuviera cerca, pero yo la echo de menos ¡tantas veces!.
      En fín... así es la vida y así la tenemos que llevar pa´lante. Te quiero Anabel, cuidate el dedo ¿vale?.
      Besos.

      Eliminar